Ley de Nacionalidad

Las últimas actualizaciones de la Ley de Nacionalidad, que garantizan la nacionalidad portuguesa a los hijos de extranjeros que tengan permiso de residencia o que hayan vivido en Portugal durante al menos un año, podrán aplicarse con efecto retroactivo.

En 2018, las modificaciones de la Ley de Nacionalidad han reducido de cinco a dos años el plazo mínimo de residencia legal en Portugal de uno de los padres extranjeros, para que los hijos fueran considerados portugués de orígen.

En 2020, la ley fue modificada de nuevo, lo que estableció que las personas nacidas de un padre con permiso de residencia o que han estado viviendo en Portugal durante al menos un año tienen derecho a la ciudadanía portuguesa.

Los cambios recientes en la Ley de Nacionalidad tienen efectos retroactivos

El Instituto de Registros y Notarios (IRN) ha decidido que estos nuevos cambios a la Ley de Nacionalidad pueden aplicarse a los nacidos antes de la entrada en vigor de la Ley en 2018.

La decisión se tomó después de analizar los casos de algunos ciudadanos que nacieron en Portugal pero no tenían nacionalidad portuguesa porque los padres no obedecieron las condiciones impuestas.

El Dictamen, aprobado en Febrero, se aplica al resto de ciudadanos en las mismas circunstancias, dijo el Ministerio de Justicia.

El IRN también afirma que los recientes cambios a la Lei de Nacionalidad están ampliando el número de personas nacidas en Portugal a las que se atribuye la nacionalidad portuguesa, con el propósito de «promover la inclusión e integración social de los inmigrantes de segunda generación».