Inmueble en Portugal

En los últimos años, Portugal se ha convertido en un país de elección para los inversores extranjeros. Además del crecimiento del turismo, las iniciativas promovidas por el Gobierno portugués, como el Programa Golden Visa y otros proyectos de renovación urbana, han ayudado a establecer a Portugal como un destino atractivo para los inversores extranjeros.

En 2019, más de la mitad de las transacciones inmobiliarias en el país fueron realizadas por inversores extranjeros, principalmente británicos, franceses y brasileños.

Muchas otras nacionalidades también están interesadas en comprar una casa en Portugal, debido a la calidad de vida, los beneficios fiscales, el atractivo costo de vida y las ciudades cada vez más cosmopolitas, que hacen de Portugal el lugar ideal para vivir o invertir.

 

¿Es necesario contratar a un abogado para comprar un inmueble en Portugal?

No es obligatorio contratar a un abogado para comprar un inmueble en Portugal, pero se recomienda seriamente, porque solo así tendrá la garantía de que el proceso de compra se realizará de acuerdo con la ley y no tendrá sorpresas desagradables en el futuro.

Con la gran afluencia al mercado inmobiliario portugués también ha aumentado el número de curiosos en busca de oportunidades, que no siempre actúan con lealtad, siendo conocidos varios esquemas y negocios fraudulentos con el fin de engañar a aquellos que pueden tener menos conocimiento de la ley.

El asesoramiento de un abogado en este tipo de negocios es bastante común, principalmente por parte de los compradores promitentes que son la parte más desprotegida en este tipo de negocios, especialmente los extranjeros, que son el blanco más fácil de esquemas e ilegalidades.

 

La contratación de un abogado permite:

  • Tratamiento a distancia de los procedimientos burocráticos;
  • Verificación de la documentación de la propiedad;
  • Confirmación de la propiedad real del inmueble;
  • Confirmación de la legalidad de las construcciones, la existencia de cargas o dravámenes sobre las misma; y
  • La garantía de que el contrato de promesa de compra y venta protege sus intereses y cumple con todos los requisitos legales, al tiempo que facilita cualquier procedimiento, ya que en Portugal los abogados tienen la competencia para realizar algunos actos notariales, como el poder notarial, el reconocimiento de firmas, la certificación de traducciones, etc.

La representación a través de un abogado no solo le permite negociar con tranquilidad, sino que también evita el problema frecuente de viajes adicionales para suscripciones simples, a través de un proxy para la representación.

También tiene una garantía adicional resultante de que es una actividad disciplinada por una orden profesional y que está cubierta por un seguro de responsabilidad civil.

Invertir en la compra de una propiedad tiene una gran relevancia económica desde el punto de vista de quien compra y un inversor más experimentado en este negocio puede garantizar que el trabajo de un abogado, a pesar de tener un coste asociado, pueda, al final, corresponder a un ahorro considerable de tiempo y dinero para el comprador.