Golden Visa Espanhol

Al igual que en Portugal, también en España, son los ciudadanos chinos los que lideran el número de solicitantes del Golden Visa.  Sin embargo, hay 5 ventajas del Programa Golden Visa en Portugal que los chinos siguen viendo como cruciales en su elección sobre el Golden Visa español.

Tanto en Portugal como en España, los titulares de Golden Visa tienen derecho durante cinco años a: entrar y permanecer en el país donde se realizó la inversión; otros países que forman parte del espacio Schengen sin visado; reunificación familiar; acceso al permiso de residencia permanente al final de los cinco años del Programa; y la nacionalidad del país donde realizó la inversión, cumpliendo con los requisitos legales para este fin.

Portugal, sin embargo, tiene mayores ventajas que el Golden Visa español, siendo las principales razones para que los ciudadanos chinos prefieran el Golden Visa Portugués, las siguientes:

 

Residencia permanente

Portugal permite la obtención del permiso de residencia permanente al final del 5º año del Programa Golden Visa, incluso cuando el inversor sólo ha permanecido en Portugal por los períodos mínimos requeridos, por un total de 35 días en total de 5 años. Mientras que el Golden Visa español requiere residencia legal, efectiva y continua en territorio español durante estos 5 años. Esto significa que el inversor tendrá que residir en España durante al menos 183 días al año y no puede estar ausente durante más de 10 meses de España durante un total de 5 años para obtener un permiso de residencia permanente.

 

Obtención de la ciudadanía europea

Otra de las principales ventajas del Golden Visa portugués en relación con el español, es la obtención de la nacionalidad portuguesa después de 5 años del Programa. A pesar de que permanecieron en el país durante los períodos mínimos obligatorios del Programa – 7 días, seguidos o interpolados en el primer año; catorce días, seguidos o interpolados, en períodos posteriores de dos años – los inversores sólo tendrán que demostrar algún conocimiento básico de la lengua portuguesa. En relación con el Programa Español, los inversores sólo podrán obtener la nacionalidad española al final de 10 años de residencia efectiva en España (como se indicó anteriormente), que es el doble del tiempo de lo que sucede en Portugal.

 

Ventajas fiscales

Incluso en el caso de los inversores que realmente desean residir en Portugal, el Programa Golden Visa tiene una ventaja fiscal sobre el Programa Español, ya que para los inversores extranjeros que deseen residir en Portugal pueden beneficiarse del Estado de  Residente No Habitual (RNH), que permite a sus titulares, por un período de diez años consecutivos, tener derecho a: exención de los ingresos obtenidos en el extranjero de pensiones, trabajo dependiente, independiente, capital, ingresos de propiedad y ganancias de capital, propiedad intelectual o industrial; y la tributación de los ingresos obtenidos en Portugal a tipos reducidos en el caso de actividades de alto valor añadido.

En España, este estatus fiscal no existe, y sólo hay un régimen similar, llamado «Beckham», que dura sólo 6 años y tiene más factores de condicionamiento que en Portugal.

 

Valor de inversión

Tanto en España como en Portugal, hay varios tipos de inversión posibles. Sin embargo, a lo largo de los años, el tipo de inversión más elegida por los inversores es el inmobiliario. En Portugal, el valor mínimo de inversión en este caso es de 280.000 euros, a diferencia de España el valor mínimo es de 500.000 euros.

Al analizar los otros tipos de posibles inversiones, la inversión mínima posible en Portugal para la adquisición de Golden Visa es de 200.000 euros, a diferencia de España cuyo mínimo es de 500.000 euros.

 

Estabilidad política

Al realizar cualquier tipo de inversión en un país extranjero, uno de los factores más relevantes para cualquier inversionista es el análisis de la estabilidad política del país en el que se realizará la inversión.

Portugal se presenta como un país seguro y estable tanto social, política como económicamente, mientras que España, en los últimos años, ha presentado un marco político inestable, que ya cuenta con 4 elecciones legislativas en los últimos 4 años. Además, la crisis en Cataluña presenta un país dividido, un escenario muy arriesgado para la inversión, sobre todo cuando el 44% de los inversores que ya han optado por el Golden Visa Español, eligieron Barcelona para invertir en bienes raíces.

En el caso de que Cataluña se independizara (como desea el pueblo catalán), la consiguiente salida de la Unión Europea podría perjudicar a los inversores que han invertido allí y que, de esta manera, pueden perder la mayor ventaja que tiene Golden Visa, que es la libre circulación en el Espacio Europeo.